Miércoles, Agosto 23, 2017

Busqueda

MINH: Ponencia ante el Comité de Descolonización de la ONU

muriente-onu

«La intención del gobierno de Estados Unidos era proyectar al mundo la falsa impresión de que con el Estado Libre Asociado el colonialismo había cesado en Puerto Rico. Sesenta y tres años después no queda duda de que el Estado Libre Asociado, en cuanto pretendida opción descolonizadora, es un fraude.»

 

Presentación ante el Comité Especial de Descolonización de la ONU
Lunes, 22 de junio de 2015

Julio A. Muriente Pérez
Copresidente MINH Puerto Rico


Señor Presidente del Comité Especial de Descolonización de la ONU:
Señores y Señoras representantes de los países miembros del Comité Especial de Descolonización de la ONU:

Mi nombre es Julio A. Muriente Pérez. Acudo a este foro en representación del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) de Puerto Rico, organización de la que soy copresidente. Agradezco la oportunidad que se me brinda de ofrecer a este importante organismo internacional, información sobre la situación prevaleciente en Puerto Rico, nación caribeña y latinoamericana sometida al colonialismo por el gobierno de Estados Unidos.

Llamo la atención al hecho de que el próximo 25 de julio se conmemora el aniversario 117 de la invasión militar de Estados Unidos contra Puerto Rico. La  misma se dio en el marco de la Guerra Hispano-cubano-americana de 1898. Entonces nuestra Patria fue tomada como botín de guerra por las tropas invasoras y sometida a la dominación colonial, hasta el día de hoy.

Al fundarse la ONU en 1945, el colonialismo fue denunciado como una lacra que había que erradicar del planeta. Siete años después—el 25 de julio de 1952, justo en el 54 aniversario de la invasión— y por iniciativa e imposición del Congreso de Estados Unidos, se fundó el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Al año siguiente, el 27 de noviembre de 1953, el gobierno de Estados Unidos presentó ante la Asamblea General de la ONU la resolución 748 (VIII). La misma fue aprobada por 26 votos, contra 34 que la rechazaron o se abstuvieron, en una ONU que contaba apenas con sesenta países miembros.

La intención del gobierno de Estados Unidos era proyectar al mundo la falsa impresión de que con el Estado Libre Asociado el colonialismo había cesado en Puerto Rico. Sesenta y tres años después no queda duda de que el Estado Libre Asociado, en cuanto pretendida opción descolonizadora, es un fraude.

Por eso es tan importante que la Asamblea General—ahora con más de 190 países miembros, muchos de ellos antiguas colonias—reconozca el caso colonial de Puerto Rico y reafirme nuestro derecho a la autodeterminación e independencia, de conformidad con el derecho internacional vigente, establecido en la Resolución 1514 (XV).

Sesenta y tres años después  de su fundación, el Estado Libre Asociado enfrenta una profunda y desenfrenada crisis estructural, que ha provocado gran desasosiego, incertidumbre e infelicidad en nuestro Pueblo. El modelo de enclave industrial con inversión de capital extranjero, ha volado en pedazos.

Mientras las compañías extranjeras ubicadas en el País siguen obteniendo ganancias superiores a los 35 mil millones de dólares al año, menos del 40 por ciento de la población económicamente activa (PEA) tiene empleo.

En las pasadas dos décadas casi un millón de personas se han visto obligadas a emigrar a Estados Unidos, sobre todo obreros diestros, profesionales y egresados de las universidades. Hoy día, la población puertorriqueña radicada en Estados Unidos es superior a la del propio Puerto Rico.

Las cifras oficiales del desempleo oscilan entre el 15 y el 35 por ciento de los trabajadores.

La deuda pública asciende a $73 mil millones de dólares, cifra que equivale al 96 por ciento del Producto Nacional Bruto (PNB). Nada más para pagar el servicio de la deuda se requiere el 44.1% del ingreso tributario.

Más del 85 por ciento de los alimentos que consumimos es importado, mientras la agricultura representa menos del dos por ciento de la actividad económica del País.

Se nos imponen las leyes de cabotaje estadounidenses y su marina mercante, la más cara del mundo, como única vía marítima para el comercio con otros países.

Cientos de miles de personas dependen de la beneficencia pública para su alimentación, mientras el narcotráfico se convierte en empleador y financiero cada vez más importante.

El empobrecimiento, el deterioro de la calidad de vida, la violencia social, la emigración masiva, la insolvencia y el endeudamiento crónico son muestras inequívocas del fracaso del modelo colonial impuesto por Estados Unidos contra Puerto Rico en 1898, a la vez que son evidencia contundente de la necesidad de que se provea al Pueblo puertorriqueño de los poderes políticos que le han sido secuestrados, para encontrar libremente soluciones a esta situación indeseable, que debe cesar.

He querido llamar la atención sobre las implicaciones del colonialismo para el Pueblo puertorriqueño en dólares y centavos, en vida material y económica, en inseguridad en el porvenir. El lucro y la explotación económica se esconden tras la fachada pusilánime de Estado benefactor que ha querido proyectar el gobierno de Estados Unidos ante el mundo.

La realidad es que el gobierno de Estados Unidos ha conducido a Puerto Rico al desplome económico, social y humano. Nos ha negado la posibilidad de construir nuestras vidas libremente, mientras saquea, manipula y controla.

Han pasado setenta años desde la fundación de la ONU, y 55 años desde la aprobación de la resolución 1514 (XV). Estamos en medio de la Tercera Década por la erradicación total del colonialismo.

Se han cumplido 34 años del encarcelamiento del patriota puertorriqueño Oscar López Rivera por el único delito de luchar por la independencia de su Patria, cuya libertad reclamamos.

Llamamos a la ONU y particularmente a este Comité Especial, a ser vigilantes para asegurar que se encamine en un futuro previsible un proceso que garantice el derecho inalienable del Pueblo puertorriqueño a su autodeterminación e independencia, de conformidad con lo establecido en la Resolución 1514 (XV).

Tengan ustedes la certeza de que nuestro Pueblo continuará, como desde hace más de un siglo, luchando por su independencia nacional, hasta conseguirla.

Muchas gracias por su atención, señor Presidente y Señores y Señoras miembros del Comité Especial de Descolonización.

 

 


Oficina Central , C 25 NE 339, San Juan, Puerto Rico 00920

RedBetances.com recibe colaboraciones y se compromete a examinarlas. Se reserva el derecho a publicarlas. Sin embargo, no necesariamente lo publicado
representa la posición de los editores.Todos los escritos son responsabilidad única de sus autores.

Copyright © 2017 Red Betances. Todos Los Derechos Reservados.